Vidrio Templado

El vidrio templado es uno de los llamados cristales seguros. Se utiliza en todos aquellos montajes en los que el cristal supone un peligro potencial al romperse. El vidrio templado es mucho más fuerte y duro que el vidrio normal, en torno a cuatro o cinco veces más duro, y no se rompe en formas puntiagudas cuándo se quiebra. En la fabricación del vidrio templado se somete a un calentamiento muy alto y un enfriamiento rápido posterior.

Cuando se fractura se rompe en pequeños trozos de forma relativamente redondeada. Se elimina así el peligro de las formas afiladas y puntiagudas que son potencialmente más peligrosas. Debido a esta forma de romperse y a su alta dureza el vidrio templado se considera como un vidrio seguro.

En casa puedes encontrar vidrio templado en multitud de lugares, por ejemplo en los cristales de puertas, cabinas de baño, ventanas.