Fachadas Flotantes

La fachada flotante está constituida por un conjunto de elementos prefabricados, de la misma naturaleza y composición, que se soporta en una retícula extendida a lo largo y ancho de un edificio.

La fachada flotante (conocida también como muro cortina), representa tanto una barrera firme y sólida que puede interceptar el paso físico de los agentes atmosféricos (muro), como un elemento flexible que permite una amplia relación visual entre el interior y el exterior del edificio (cortina).

Los vidrios actúan como cierre del sistema de fachada flotante, protegen el interior del edificio de las inclemencias del polvo, el viento y las lluvias, controlan los rayos solares y permiten la comunicación visual con el paisaje exterior.